sumiso, cornudo y enamorado

sumiso, cornudo y enamorado

Sep 3

A él lo doy todo

imageSe lo doy todo, me lo como enterito y todavía me falta cuerpo para seguir comiéndomelo. Sou suya, su puta, su perra, su zorra. Me mira y ya tengo el coño mojado, dispuesto, ofrecido y jugoso. Muy jugoso. Mi coño huele a hembra en celo, a puta zorra entregada y él lo sabe, lo huele. Y me folla y usas como quiere, cuando quiere y como quiere.

image

Soy suya, su zorra, su instrumento de placer y me lo como. Me como su boca, su polla y su culo. Le lamo el culo para excitarlo, para que vea  que conmigo todo es posible, para que me emputezca más aún de lo que ya me tiene.

image

Y cuando lo tengo con la polla dura traigo la paleta para que me doble sobre sus rodillas y me azote el culo. Sé que eso le excita. Sobre todo cuando entre azote y azote mete su mano en mi coño y lo ve mojado, Sabe que me gusta que me azote el culo, que el dolor con él es placer y que así me hace más suya, más zorra y más puta. Úsame, le suplico. Y entonces me folla sin piedad, sin preocuparse de mi porque sólo busca su placer. Como debe ser, como le suplico que haga.

Sé que me entiendes, cornudo, porque comparte mi placer contigo. Sé que te gusta mirar como otro hombre me emputece, como otra macho se folla a tu mujer. Y por eso te dejo que mires como te haga cornudo, como disfruto con otra polla, como deseo a otro hombre que me da placer de verdad y me hace feliz. Por eso cada día eres más cornudo. Y por eso cada día me suplicas que te haga más cornudo. No te preocupes, cariño. Lo haré. Te haré cada día más cornudo. Los dos lo queremos. Vamos a ser muy felices.

A él se lo doy todo. A ti sólo te dejo mirar y que te corras mientras metes tu pollita entre mis piernas. No la metes en mi coño que para ti es sagrada. En mi coño sólo entran pollas de machos, no de maridos cornudos. Por eso te corres, de vez en cuando, follándote mis piernas. Y sólo cuando mi Macho lo permite y da su consentimiento. Él disfruta de mi boca, mis tetas,  mi coño y  mi culo. Tú sólo puedes follarte mis piernas, de uvas a peras. Como buen marido cornudo.


Sep 2

Sou tuya, incluso preñada

Lo sabes, te lo he dicho. Y te lo he suplicado. Soy tuya, tu puta, tu zorra, tu perra, el instrumento de placer. Mi cuerpo vibra cuando te veo gozar, cuando sé que te excito, cuando veo que me deseas hacer tuya, completamente tuya. No quiero ni pensar si mi permiso y no sé si soy digna de tener un hijo tuyo. Pero voy a parirlo. Voy a tener un hijo tuyo, voy a darte un hijo como las esclavas se los daban a los amos. Con orgullo. 

Tan solo te pido que sigas follándome, usándome, que nadie cambie. Soy tuya preñada y sin preñar, Lo sabes, te lo digo y te lo recuerdo constantemente. Por favor, fóllame, úsame, hazme tuya. A las dos; a mí y  a la hija que voy a tener contigo. Te lo suplico, amor mío.

Ya sabes que mi marido lo sabe, lo acepta e incluso te lo ha suplicado. Quiere pasar el resto de su vida cuidando al hijo de otro para sentirse más cornudo. Dice que no se es verdaderamente cornudo hasta que no te preñan a la mujer, hasta que no cuidas al hijo de otro. Y está feliz, muy feliz al ver como me follas.

Le gusta verme preñada de otro y follada por el padre del que va a ser su hijo. Es así, lo quiero mucho, pero no me vale como hombre. Y él lo sabe.


Página 1 de 212