sumiso, cornudo y enamorado

sumiso, cornudo y enamorado

Abr 24

Por fin podrás rozar un coño, cariño

image

Ya sabes que mi amante no quiere que folles conmigo. Dice que mi coño es suyo y que en él no entra ninguna polla que no sea la suya o la de sus amigos. O la de quien él quiera porque es mi Amo y mi chulo. Soy suya. Y además tiene la llave de tu cinturón de castidad para que sólo te corras cuando él quiere. Es lo justo, lo lógico para un sumiso cornudo como tú. Y tú lo aceptas, cariño, roque te vuelve loco ser humillado.

image

Así que ha comprado una vagina de látex que yo me pongo entre los muslos o dentro del coño para que te la folles, cuando queramos darte placer, dejar que salga tu semen de cornudo. Cada dos o tres meses y por motivos de salud, porque es bueno que eyacules de vez en cuando. Pero si de mi dependiera no te correrías jamás porque cuando más estás en castidad más cornudo quieres ser. Está comprobado.

image

Así que me he metido el mango de la vagina en el coño, te he quitado el cinturón de castidad y te he permitido meter la punta de tu pollita de sumiso cornudo. Me da un morbazo tremendo saber que llevas meses sin correrte, que tienes el coño de tu mujer tan cerca y que sólo puedes rozar el látex de una vagina simulada. Te hago sufrir, pero me excita. Me corro con sólo ver tu cara de deseo.

image

Ahora te he permitido meterla un poco más.  Pero sin moverte. No quiero que te corras. Y lo sabes. Lo tienes prohibido. Quiero que estés ahí, con tu pollita metido en el coño de látex, teniendo  el coño de tu esposa tan cerca y sabiendo que no lo vas a follar jamás. Nunca. En la vida. Te morirás sin follarme. Lo curioso es que cuando te digo todo esto se te pone más dura. Eres tan cornudo y tan sumiso que yo no sé adónde nos vas a llevar. Eres un perverso que nos obliga a humillarte.

image

Así que como no quiero que te hagas ilusiones de que puedes correrte, ni en la vagina de látex, te he vuelto a poner el cinturón de castidad tal y como me ha dicho mi amante. Cuando venga dentro de un rato me follará delante de ti, como siempre, y se llevará la llave. Te quiero en castidad. Él te quiere en castidad, cornudo. Y yo también, claro. Te amo tanto que te concedo todos tus caprichos. Eres un cabrón perverso que me ha corrompido.


Abr 23

Soy puta y esclava de su polla

image

Cuando has llegado me has visto echada sobre la cama y con un condón en mi sexo. Lo ha dejado él. Para ti sí. Es uno de los muchos que ha usado esta noche, pero te ha dejado uno como símbolo de mi entrega absoluta a él. Soy suya, cornudo. Llevo así varias horas pues hace tiempo que se fue, pues me ha dejado así para que reflexione con mi coño abierto, todavía húmedo de su semen y abierta de piernas. Quiere que me acostumbre a tener los muslos y mi coño siempre abiertos.

Lo quiere él y lo quieres tú, mi querido esposo cornudo, porque fuiste tú el que me inició en esto. Querías un trío, eso dijiste. Luego fue verme con otro. Y finalmente someterte a él como marido cornudo.

image

Es lo que haces ahora porque cuando él ha dicho que quería estar a solas conmigo, follarme sin tu presencia, has bajado la cabeza y te has ido. Supongo que al bar, donde te he enviado las fotos que me he hecho para ti, mi querido cornudo, porque me acuerdo siempre de ti cuando te pongo los cuernos, cuando follo con un hombre de verdad que me hace suya. Como este macho del que disfruto ahora que me posee por completo y me hace suya. Mi coño es suyo. Lo ha tomado como su propiedad y lo folla cuando quiere y donde quiere.

image

Y yo siempre estoy mojada para él. Siempre. Incluso cuando me llama por teléfono para decirme que viene a follarme y yo empiezo a chorrear mis juegos de perra en celo muslo abajo. Porque es un macho de verdad. Lo sabes porque he comparado tu pichita con su polla y siempre pierdes. Lo suyo es polla y lo tuyo un vulgar pito que no me satisface.

image

Soy suya y lo sabes. Y lo aceptas. Y lo apoyas. Y me ayudas a ser cada día más perra, más zorra y más cerda para él, para que me use a su antojo, para que me convierta en su puta zorra. Lo sabes. Y te gusta. Y te excita mucho, porque eres tú el que me da la correa y el collar para que te ate cuando él va a venir y que te vea entregado y sumiso, muy sumiso.

image

Y además algo putita porque eres tú el que se lanza a chuparle la polla cuando me folla para ponérsela más dura y que me folle mejor. Y que te haga más cornudo. Ya no sabes qué hacer para sentirte más cornudo y que yo sea más puta zorra. Aunque no hace falta que te esmeres porque soy su puta, su cerda, su perra y su zorra; una perra en celo para él. Una puta zorra para sus caprichos. Una cerda para sus antojos. Y cada día me gusta más serlo. Y cada día le suplico que me haga más puta a sus deseos, que me esclavice más a su polla. Con  tu consentimiento. Y tu ayuda.


Página 1 de 146